Posteado por: WCFN | 23/11/2012

Unos pueblos catalanes se quejan de las molestias acústicas de la eólica

La Granadella se queja de las molestias acústicas y las interferencias que provoca el parque eólico

Este foto-montaje es de otro pueblo, en Alicante, pero ilustra el problema

La Vanguardia

“La Granadella tiene dos conflictos abiertos después de que el pasado mes de mayo se pusieran en funcionamiento los parques eólicos de Sant Antoni, Monclues y Rotes. Los molinos, que se han situado a una distancia dentro de la ley, a unos 600 o 650 metros de la localidad, se han convertido en la principal preocupación de los vecinos del norte y del sur de la población de les Garrigues.

La puesta en marcha de las tres centrales, especialmente la de Sant Antoni, ha supuesto unas carencias del todo anormales en pleno siglo XXI. Los vecinos del norte conviven con el persistente ruido que genera el incesante trabajo de los molinos. “Es como el sonido de un avión que vuela a escasos metros del pueblo y que nunca acaba de pasarlo”, admite el alcalde de La Granadella, Carlos Gibert.

Durante el verano, este problema se ha acentuado, ya que por la noche la mayoría de vecinos combaten el calor abriendo las ventanas y los balcones de sus hogares. Las quejas llegan, sobre todo, cuando sopla viento del norte, es entonces cuando conciliar el sueño se vuelve una pesadilla para estos habitantes de la Granadella. La solución se plantea difícil y Gibert admite: “nos hemos acostumbrado visualmente a ver molinos, por lo que parece que también nos tendremos que acostumbrar a la nueva acústica que nos acompaña”.

Si en el norte las quejas son acústicas, en el sur el problema es visual, o mejor dicho, audiovisual. Desde la llegada de la central a La Granadella, los habitantes de esta zona se han quedado sin una señal nítida de TDT. Cierto es que “nunca” han tenido “una conexión buena”, pero lo que sucede desde mayo se ha vuelto insoportable. Los aerogeneradores hacen pantalla con las ondas que transmiten las antenas, colocadas en dirección a La Cerdera (Lleida), y tan sólo durante el tiempo que dejan de funcionar los vecinos pueden gozar de sus televisores.

Cinco meses atrás se encargó un informe al Servei de Telecomunicacions de la Generalitat y a la concesionaria Abertis, resultados que ya se conocen y generan un gasto que no se puede permitir a día de hoy el consistorio. Abertis ha cuantificado en más de 78.000 euros y alrededor de 700 euros al mes el coste y el mantenimiento de los equipamientos que se deben instalar para que los vecinos puedan ver la televisión correctamente. El ayuntamiento no tiene liquidez para hacer frente a este desembolso y queda pendiente una reunión con Eòlia Renovables, empresa propietaria de la central, para determinar quién debe hacer frente al pago. Desde la Generalitat, que ya se ha determinado que los culpables son los molinos de Sant Antoni, se cree que el culpable de dichos problemas será el que pague con las consecuencias.

Está previsto que al inicio de las obras de los nuevos equipamientos, los amplificadores se sitúen en dirección o a la antena de Movistar o al Parc de Bombers.

No sólo La Granadella sufre las consecuencias del parque eólico, en Bellaguarda y Bovera también se han registrado quejas vecinales.”

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: